-A +A
Se encuentra usted aquí

Los cuatro Périgords

El Périgord (Peiregòrd o Perigòrd en occitano) es una antigua provincia del suroeste de Francia, situada al noreste de Aquitania, entre Quercy y Charente.

Su territorio se reparte entre los departamentos de Dordoña y Lot y Garona, y sus habitantes se llaman Périgourdins. La Dordoña se divide en cuatro “Périgord”. Como las temporadas, ofrecen una gran diversidad de paisajes por los cuales es muy agradable pasearse a lo largo del año. Otra manera de dividirla, quizás la manera más turística.

El Périgord Blanco

El Périgord Blanco se extiende a lo largo del Valle de Isle, en el centro de la comarca. Es un país blanco porque calcáreo. Esta roca se encuentra en las construcciones particularmente la catedral bizantina de Périgueux, su capital que fue una ciudad romana importante cuyos vestigios son todavía visibles.

El Périgord Verde

El Périgord Verde se extiende en el norte del departamento, cerca de Nontron. La región se compone en su mayoría de tierras húmedas y de prados verdes. El Parque Natural Régional Périgord Lemosín es un paisaje de verdor recorrido por numerosos arroyos a lo largo de los cuales numerosas pequeñas ciudades y llenas de encanto te acogerán.

El Périgord Púrpura

Es en el Suroeste de la comarca, sobre los cerros del valle de Dordoña que se encuentra el Périgord Púrpura, reagrupado alrededor de Bergerac y de su viñedo famoso. Se llama así porque su color púrpura que recuerda la del vino. Los bastides, los pueblos fortificados son numerosos y llenos de este carácter que hizo la fama de un personaje celebre: Cyrano. Esta región es la más reciente (1970), y se debe a la expansión del turismo.

El Périgord Noir

El Périgord Noir se situa al sureste de la comarca. Esta región es, históricamente, la más antigua de las cuatro. Se le dió este nombre a causa de los oscuros bosques de robles que pueblan el lugar, así como al color de las trufas. El Valle de la Vézère se encuentra en esta zona que posee un patrimonio excepcional. Alrededor de Sarlat, su capital y a lo largo de dos ríos que la recorren, hay fortalezas imponentes, residencias del Renacimiento, vestigios prehistóricos excepcionales.

Truffes